Con la aceleración del teletrabajo en el contexto de pandemia que sacudió al 2020, la gestión de la seguridad de las compañía volvió a cobrar un papel importante porque quedaron expuestas a mayores riesgos en los accesos a sus redes.


El covid-19 volvió a poner sobre la mesa la necesidad de contar con recursos de gestión de la seguridad que permitan proteger la infraestructura corporativa, así como sus herramientas digitales y su información sensible.

Sin dudas, el teletrabajo ha desdibujado los límites de las redes de datos de las empresas porque ellas se vieron obligadas a permitir a sus colaboradores acceder a información y archivos confidenciales desde sus conexiones domésticas y sus propios dispositivos (celular, notebook, pendrive, etc.)

Según la prestigiosa empresa de consultoría de gestión Boston Consulting Group (BCG), desde enero 2020 se comenzaron a registrar miles de dominios de sitios web que incluían términos relacionados con el, en su momento, nuevo coronavirus. Esto les facilitó la tarea a los ciberdelincuentes para que luego pudieran utilizar dichos dominios como aparentes sitios seguros y oficiales de información sobre el tema.

También se han registrado grandes aumentos de envíos de correos electrónicos que simulan salir de organizaciones legítimas como la OMS. En concreto, desde que comenzó la pandemia, el phishing aumentó un 55%, el malware un 28% y el ransomware, un 19%.

Por su parte, la consultora PwC alertó sobre la necesidad de sumar a las actuales amenazas, nuevos vectores de ataques que buscan sacar provecho de esta situación desarrollando diversos esquemas de fraude. De hecho, PwC considera que los tres elementos que promueven el fraude se ven peligrosamente potenciados en la pandemia:

  • Incentivo o presión por las necesidades personales que surgen de las crisis económicas.
  • Oportunidad por el cambio del ambiente de control interno que se está gestando.
  • Optimización del delito ante la emergencia y las confrontaciones propias de la coyuntura.

¿Cómo gestionar los riesgos del teletrabajo?

Muchas empresas ya han comenzado a protegerse a través de distintas herramientas, como VPNs. Sin embargo, hay muchas más cosas que tener en cuenta para garantizar la seguridad corporativa.

  1. Evaluar su infraestructura básica de IT para el desarrollo del teletrabajo.
  2. Contar con aplicaciones y dispositivos seguros para los colaboradores que se conectan desde sus casas.
  3. Integrar la ciberseguridad a los planes de continuidad empresarial y gestión de crisis.
  4. Capacitar a las personas sobre riesgos de seguridad y establecer protocolos o guías de comportamiento para un teletrabajo seguro.
  5. Fortalecer la gestión de identidades y el monitoreo de todos los eventos que estos accesos puedan disparar.
  6. Confiar en los expertos en consultoría en seguridad, que puedan dar soporte a los equipos de IT y que sean capaces de atender a todas las necesidades de seguridad informática.

En todos estos puntos es clave comprender que quienes se ocupen de proteger los recursos empresariales deben estar permanentemente actualizados y atentos a las continuas amenazas que van cambiando constantemente.

 

Si necesita mayor información sobre cómo gestionar los riesgos relacionados al teletrabajo en su empresa, puede contactarnos desde aquí.

 

Fuente consultada: https://www.telecomfibercorp.com.ar/